Yaminahua

Descarga Ficha en pdf: 

El nombre del pueblo yaminahua ha sido traducido como ‘gente hacha’, donde yami significa ‘hacha de metal’ y nahua ‘gente’. Nahua es, principalmente, un gentilicio empleado para denominar al ‘otro’, al ‘foráneo’ y al ‘no-pariente’. Este término contrasta con la palabra yora que significa ‘gente verdadera’, con el que varios pueblos se han autodenominado.

Historia: 

 

El geógrafo inglés William Chandless exploró los ríos Yurúa y Purús entre los años 1866 y 1869, publicando dos informes que constituirían la primera referencia sobre al pueblo yaminahua. Según esta información, la primera relación entre los yaminahua y la población no-indígena se habría dado durante la época de la extracción del caucho, entre fines del siglo XIX e inicios del siglo XX, época en la que este pueblo habitaba principalmente en la región Embira junto con otros grupos Pano del Purús.

Los yaminahua se enfrentaron a foráneos en los campamentos caucheros ubicados cerca de la zona alta del río Yurúa y el río Purús, de donde obtenían herramientas de metal y objetos manufacturados (Townsley 1994). Los conflictos con otras poblaciones durante esta época se dieron también con otros pueblos indígenas, como los amahuaca (INEI 2007). De acuerdo con Townsley (1994), la ubicación actual de los yaminahua sería resultado de las migraciones ocurridas luego del auge del caucho debido a las hostilidades mencionadas.

Según el INEI (2007), los misioneros dominicos establecieron una misión en Sepahua en la actual provincia de Atalaya a fines de la década de 1940, en donde lograron concentrar un grupo de población yaminahua, junto con población yine y amahuaca. Posteriormente, en la década de 1950, los yaminahua establecieron contacto permanente con miembros del Instituto Lingüístico de Verano (ILV), organización cristiana de origen estadounidense que tuvo como objetivo evangelizar a la población indígena y traducir la Biblia a las lenguas originarias de estos pueblos (Shepard 2003).

El antropólogo Glenn Shepard (2003) cuenta que durante su primer trabajo de campo en la década de 1980, encontró en Boca Manu un grupo de indígenas, dentro del cual había población yaminahua, en contacto con madereros y con trabajadores de la explotación petrolera de la empresa Schell. Los intercambios y contactos realizados durante esta época tuvieron efectos importantes en la supervivencia del pueblo, ya que muchos yaminahua enfermaron a causa del contacto.

Entre los años 1984 y 1985, por ejemplo, una epidemia de infecciones respiratorias causó estragos entre varios pueblos nahua, reduciendo a la mitad de su población. Durante esta época, los yaminahua jugaron un papel central como intérpretes y guías que acompañaban a miembros del ILV identificar y tratar enfermos de los asentamientos dispersos en donde habitaba población de otros pueblos nahua (Shepard 2003).

Lengua: 
Instituciones sociales,económicas y políticas: 

 

Tradicionalmente, las viviendas yaminahua constituyen unidades domésticas extensas compuestas por varias generaciones. De acuerdo con Townsley (1994), cada vivienda albergaba a dos o más parejas de adultos y entre 10 y 20 personas. Estas viviendas eran construidas en forma ovalada, con un espacio abierto en el centro destinado a las fiestas y las danzas, mientras que las áreas destinadas para viviendas estaban alrededor del espacio abierto (ILV 2006).

Alberto Chirif y Carlos Mora (1977) sostuvieron en la década de 1960 que, a pesar del limitado acceso al mercado, los yaminahua ya lograban comercializar madera y algunos productos alimenticios. Actualmente, la extracción de madera es una de sus principales actividades económicas. Este pueblo se ha visto afectados por la escasez de recursos de caza y pesca en su territorio, causada en gran medida por las actividades de los madereros ilegales (Shepard 2003).

Creencias y prácticas ancestrales: 

 

Según Alonso Zarzar (1987), los yaminahua han producido diversos ornamentos entre los que destacan las coronas de plumas de diversas aves; los cinturones y collares de dientes de mono masculino y femenino; los collares de semillas que las mujeres llevan cruzadas en el pecho. Hombres y mujeres tenían la tradición de portar narigueras de metal y chaquiras en el rostro. Los yaminahua también tienen la tradición de pintarse el cerquillo con achiote al igual que todo el cuerpo ocasionalmente, así como de practicar diseños sobre la cara, brazos y piernas con huito.

Otros Datos: 

 

Además de los dos procesos a nivel nacional, el pueblo yaminahua ha participado del proceso de consulta previa respecto del lote de hidrocarburos 169.
Para conocer más sobre estos procesos, visite el portal web de Consulta Previa en: http://consultaprevia.cultura.gob.pe/

Bibliografia: 

 

CHIRIF, Alberto y Carlos MORA
1977 Atlas de comunidades nativas. Lima: Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social (SINAMOS).

INSTITUTO LINGÜÍSTICO DE VERANO (ILV)
2006 Pueblos del Perú. Adaptado del libro People of Peru, 1999. Lima: Instituto Lingüístico de Verano.

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA E INFORMÁTICA (INEI)
2007 II Censo de Comunidades Indígenas de la Amazonía Peruana 2007. Resultados definitivos. Lima: Instituto Nacional de Estadística e Informática.

SHEPARD, Glenn
2003 “Los yora/yaminahua”. En: HUERTAS, Beatriz y Alfredo GARCÍA (editores). Los pueblos indígenas de Madre de Dios. Lima: FENAMAD, IWGIA.

TOWNSLEY, Graham
1994 “Los yaminahua”. En: SANTOS GRANERO, Fernando y Frederica BARCLAY (editores). Guía etnográfica de la Alta Amazonía. Volumen II. Lima: FLACSO, IFEA, pp. 1-127.

ZARZAR, Alonso
1988 “Radiografía de un contacto: los Nahua y la Sociedad Nacional”. Amazonía Peruana, número° 14. Lima: CAAAP, pp. 91-113.

 

Ubicación Geográfica: 
Referencias geográficas: 

 

río Yurúa, río Huacaspitea, río Mapuya

Descarga mapa: 

It appears your Web browser is not configured to display PDF files. Download adobe Acrobat or click here to download the PDF file.