Pueblo indígena
Lengua
Familia lingüística

Yagua

Según algunos autores, la denominación yagua proviene de otros pueblos o de los colonos españoles, ya que es una denominación en lengua quechua. Yagua provendría de la palabra quechua yawar que significa sangre o color de sangre, expresión que se refleja en la costumbre de pintarse el cuerpo con achiote y en la autopercepción de los yaguas, que se ven a sí mismos como rojos. Por otro lado, los autores han señalado que este pueblo se autodenomina nihamwo que significa ‘nosotros la gente’.

En nuestro país, los yaguas constituyen el único pueblo indígena cuya lengua pertenece a la familia lingüística Peba-Yagua. Asimismo, se trata también de uno de los pueblos con mayor participación en los circuitos turísticos del departamento de Loreto. Su vestimenta tradicional hecha con hojas de palmera y la elaboración de instrumentos para la caza son algunos de los atractivos yaguas de esta industria.

El pueblo yagua vive principalmente en el departamento de Loreto, en la zona de frontera con Colombia y Brasil. Según datos obtenidos por el Ministerio de Cultura, la población de las comunidades yaguas se estima en 19,793 personas.

Historia

Según el Instituto Lingüístico de Verano (ILV 2006), los exploradores españoles y los misioneros jesuitas fueron los primeros en establecer contacto con los yaguas en los años 1542 y 1963, durante el recorrido de Francisco de Orellana por el Amazonas y el establecimiento de misiones, respectivamente. Así, las crónicas escritas por religiosos jesuitas entre los siglos XVII y XVIII constituyen una de las primeras fuentes que hacen referencia este pueblo. Posteriormente, durante el siglo XIX, serían los viajeros europeos, entre ellos Antonio Raimondi, quienes darían información sobre los yaguas en sus crónicas de viaje.

Durante el periodo de la extracción de caucho entre los años 1880 y 1914, los yaguas intentaron resistir a la persecución por parte de los caucheros. Como consecuencia de esta persecución, este pueblo buscó territorios más aislados en donde pudieran asentarse, escapando de los caucheros (Chaumeil 1994). A comienzos del siglo XX, cuando los agustinos españoles empezaron su labor misional en la zona, encontraron establecidos dentro del territorio ocupado por los yaguas innumerables fundos gomeros (ACITAM 2008). De esta época data el sistema de patronazgo, mediante el cual los patrones caucheros forzaban a los indígenas a trabajar como mano de obra (INEI 2007, Chaumeil 1984).

Finalizada la época de auge cauchero, la relación entre los yaguas y los agentes foráneos, principalmente colonos mestizos, no se modificó. La explotación se mantuvo, esta vez a través de comerciantes de madera y pieles (ACITAM 2008?; Chaumeil 1984). Como la situación narrada, el conflicto fronterizo entre Perú y Colombia en 1932-1933 también afectó la forma de vida yagua (ILV 2006).

Durante la década de 1970 se produjo un reagrupamiento y sedentarización de los yagua en comunidades nativas, como resultado de la nueva legislación del Estado peruano, mediante la Ley de Comunidades Nativas (INEI 2007). La sedenterización, sin embargo, ha sido un proceso gradual, desde la imposición de los misioneros para establecer asentamientos permanentes y evangelizar a los grupos indígenas hasta el establecimiento de escuelas bilingües, en torno de las cuales se han ido configurando las comunidades actualmente existentes (Chaumeil 1984).

Instituciones sociales, económicas y políticas

Jean Pierre Chaumeil (1994) ha señalado que la importancia tradicional de la caza entre los yagua se debe a su rol en la producción de las familias, pero también a que es una actividad altamente valorada en el plano simbólico, solo realizada por los hombres. El arma tradicional para la caza, tanto individual como grupal, era la cerbatana de 3.20 metros de largo. Según la tradición yagua, los hombres deben tener entre tres a seis lugares de caza, como una estrategia para mantener desapercibidas a las presas (ACITAM 2008).

Además de la tradicional agricultura de roza y quema, el comercio de maderas, pieles, carne y artesanías ocupa un lugar relativamente importante en la economía yagua, sobre todo en su relación con el exterior del ámbito comunal, actividades que se dan sobre todo a través de intermediarios o patrones (Chaumeil 1994).

La comercialización de productos como el plátano, las frutas, el arroz y el yute ha llevado a algunas comunidades a una especialización de la producción. Por otra parte, la demanda de artesanía yagua se ha incrementado por una mayor presencia de actividad turística (Chaumeil 1987).

Actualmente, las comunidades yagua, situadas cerca de la ciudad y articuladas al mercado turístico de Iquitos, participan de esta actividad a través de la representación de sus costumbres tradicionales, como la danza, la música, la artesanía y el uso de la cerbatana. Esta actividad, sin embargo, no es reciente, pues se realiza desde mediados de la década de 1950 y se ha ido afianzando como una de las principales atracciones turísticas para los extranjeros y foráneos (Chaumeil 1984, Chaparro 2008).

Por otra parte, las comunidades yagua tradicionalmente se componían de una casa comunal llamada cocámara. Era de forma ovalada con techos de hojas en forma de cúpula que llegaba hasta el suelo. Se construían chozas pequeñas para cocinar cerca de la cocámara. Las comunidades, por lo general, estaban separadas por una distancia de uno a tres días de viaje. En la actualidad, la mayoría vive en casas pequeñas, con techo de hojas de palmera (ILV 2006).

A partir del establecimiento de comunidades nativas, se sabe que cada una de ellas forma una entidad políticamente independiente, representada por un jefe o curaca, que es la máxima autoridad local (ACITAM 2008). Su rol dentro de la comunidad es el de asegurar la paz al interior, y a nivel supralocal, es el principal representante frente a las sociedades vecinas. Aunque debe precisarse que el sistema de autoridad comunal no corresponde a la figura del jefe tradicional yagua, que recaería en la figura del jefe de un linaje (Chaumeil 1984).

Creencias y prácticas ancestrales

Los yaguas tienen una cosmovisión muy compleja que se refleja en sus mitos animistas. En los mitos se habla de la existencia de ocho mundos que están sobre la tierra y dos debajo de ella. Así también, algunos mitos hablan de un creador al que a veces llaman ‘Nuestro Padre’. En su cosmovisión, la luna es denominada ‘Nuestro Padre’, y el sol y las estrellas son también considerados seres animados (ILV 2006).

Según la creencia tradicional hay demonios que pueden hacer daño y que a veces se transforman en seres humanos para engañar a la gente. Se cree que los espíritus y los demonios viven en la selva y los ríos, y se les asocia con animales de la selva como la boa, el jaguar y las hormigas (ILV 2006).

Los yagua consideran como su elemento totémico el agua, por ser considerada fuente de la vida. La importancia de este elemento se refleja en el ritual del nacimiento, en la madre da a luz arrodillada sobre un lecho de hojas y cerca del curso del agua. Asimismo, el baño de los hombres yagua en el río era considerado una estrategia para que no se agoten los animales de caza (ACITAM 2008).

La vestimenta tradicional de los yaguas está conformada por un pechero, tobilleras y muñequeras hechos de hojas de palmera, una falda de tela roja para las mujeres y una falda llamada champa para los varones, confeccionada con hojas de palmera. Aunque esta vestimenta es poco usada cotidianamente, constituyen elementos de la cultura material yagua que destacan por su atractivo en el circuito turístico de la zona (Chaparro 2008).

Participación en Procesos de Consulta Previa

Además de los dos procesos a nivel nacional, el pueblo yagua viene participando del proceso de consulta previa sobre el proyecto Hidrovía Amazónica.

Para conocer más sobre estos procesos, visite el portal web de Consulta Previa en: http://consultaprevia.cultura.gob.pe/

Bibliografía

ASOCIACIÓN DE CABILDOS INDÍGENAS DEL TRAPECIO AMAZÓNICO (ACITAM)
2008?
Plan de vida de la asociación de cabildos indígenas del trapecio Amazónico. CODEBA, CORPOAMAZONÍA.
CHAPARRO, Anahí
2008
“Los yagua en el contexto del turismo étnico: La construcción de la cultura para el consumo en el caso de Nuevo Perú”. Anthropológica, año XXVI, número 26, pp.113-142.
CHAUMEIL, Jean Pierre
1994
“Los Yagua”. En: SANTOS GRANERO, Fernando y Frederica BARCLAY (editores). Guía etnográfica de la Alta Amazonía. Volumen I. Quito: FLACSO, IFEA, pp. 181-307.
CHAUMEIL, Jean Pierre
1987
Ñinamwo los yagua del nororiente peruano. Lima: CAAAP.
CHAUMEIL, Jean Pierre
1984
Entre el zoo y la esclavitud: Los yagua del oriente peruano en su situación actual. Documento IWGIA 3. Copenhague: IWGIA.
INSTITUTO LINGÜÍSTICO DE VERANO (ILV)
2006
Pueblos del Perú. Adaptado del libro People of Peru, 1999. Lima: Instituto Lingüístico de Verano.
INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA E INFORMÁTICA (INEI)
2007
II Censo de Comunidades Indígenas de la Amazonía Peruana 2007. Resultados definitivos. Lima: Instituto Nacional de Estadística e Informática.