Pueblo indígena
Lengua
Familia lingüística

Shiwilu

El pueblo shiwilu ha sido también conocido como jebero, denominación que fue luego empleada para dar nombre a un distrito de la región de Loreto que ocupa un sector de la Amazonía peruana tradicionalmente ocupada por este pueblo. Sin embargo, este pueblo prefiere la denominación shiwilu, con la que también se refieren a su lengua originaria.

Algunos autores han señalado que en la actualidad serían muy pocos los hablantes de la lengua shiwilu. Sin embargo, la pérdida progresiva del idioma originario no ha significado la pérdida de la identidad shiwilu. Por el contrario, es notable el proceso de fortalecimiento de su identidad, la cual se expresó durante la década de 1990 en la creación de un grupo de teatro con el fin de interpretar obras basadas en la tradición oral shiwilu y en la conformación de una federación de comunidades de este pueblo.

El pueblo shiwilu vive principalmente en el departamento de Loreto, entre los ríos Marañón y Huallaga. Según datos obtenidos por el Ministerio de Cultura, la población de las comunidades shiwilu se estima en 693 personas.

Historia

La evidencia histórica del pueblo shiwilu se remonta a la época colonial, cuando en 1638 llega al territorio ocupado por este pueblo el sacerdote Lucas de la Cueva. Entonces, se conoce que los shiwilu vivían dispersos en las zonas comprendidas entre los ríos Marañon, Sillay, Paranapura y Huallaga (Valenzuela 2012). En 1640, el sacerdote Lucas de la Cueva fundaría la que fue una de las principales misiones de la zona, la misión de Limpia Concepción de Jeberos. Esta misión albergó a un grupo importante de indígenas, siendo la mayoría del pueblo shiwilu (Valenzuela 2012, Chirif y Mora 1977).

Los shiwilu escaparon de la misión en más de una ocasión por temor a ser esclavizados y trasladados a Borja o Moyobamba. Sin embargo, muchos volvían en busca de alimentos. Si bien se rebelaron en contra de los misioneros, jugaron también un rol importante en la intermediación con los indígenas de otros pueblos y en su incorporación a la misión (Valenzuela 2012, Ribeiro y Wise 1978).

Luego de la expulsión de los misioneros jesuitas en 1767, ingresaron a la zona habitada por los shiwilu misioneros franciscanos. Con el tiempo, el ingreso de otros actores foráneos a la zona se incrementó. Ello llevó a que en 1809 se produjera una rebelión de repercusión regional en la zona que tuvo como consecuencia la retirada de las autoridades españolas (Valenzuela 2012, AIDESEP et al. 2000).

Tras un periodo de relativo aislamiento de los shiwilu, las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del siglo XX se caracterizan por el ingreso de una serie de comerciantes a la zona ocupada por los shiwilu, quienes se involucran, muchas veces a la fuerza, en actividades como la recolección de jebe, madera y la producción de barbasco (Valenzuela 2012).

Para Valenzuela (2012), la migración de una considerable cantidad de comerciantes a la zona trajo consigo importantes transformaciones socioculturales que tuvieron como consecuencia el debilitamiento de la identidad shiwilu y, en gran medida, la pérdida de la lengua. Frente a esta situación, diversos autores han referido al proceso de fortalecimiento de la identidad shiwilu que tiene lugar desde la década de 1990,  con la creación de un grupo de teatro que interpreta obras basadas en la tradición oral shiwilu y la fundación de la Federación de Comunidades Nativas de Jeberos - FECONAJE (Valenzuela 2012, AIDESEP et al. 2000, Mora y Zarzar 1997).

Creencias y prácticas ancestrales

Según la cosmovisión shiwilu, en el monte vive un personaje conocido como el dueño de los animales, llamado Tanamudak. De acuerdo con la tradición, los cazadores shiwilu deben obedecer ciertas reglas y frecuentar la misma zona de caza para que este personaje acepte su presencia y puedan encontrar animales (AIDESEP et al. 2000).

Según la cosmovisión shiwilu, el mundo se divide en tres partes:

  • Dek, el mundo del agua.
  • Lupak, el mundo de los seres humanos y animales terrestres.
  • Kekiluktek, el mundo de los espíritus y las estrellas.

Asimismo, consideran que el mundo es sostenido por una mano que, cuando se cansa, pasa el mundo a otra mano, provocando movimientos sísmicos (AIDESEP et al. 2000). 

Bibliografía

AIDESEP, FORMABIAP, FUNDACIÓN TELEFÓNICA
2000
El ojo verde. Cosmovisión amazónicas. Lima: AIDESEP, FORMABIAB, Fundación Telefónica.
CHIRIF, Alberto y Carlos MORA
1977
Atlas de comunidades nativas. Lima: Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social (SINAMOS).
INSTITUTO LINGÜÍSTICO DE VERANO (ILV)
2006
Pueblos del Perú (Adaptado del libro People of Peru), 1999. Lima: Instituto Lingüístico de Verano.
INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA E INFORMÁTICA (INEI)
2007
II Censo de Comunidades Indígenas de la Amazonía Peruana 2007. Resultados definitivos. Lima: Instituto Nacional de Estadística e Informática.
MORA, Carlos y Alonso ZARZAR
1997
“Información sobre familias lingüísticas y etnias en la Amazonía peruana”. En: BRACK, Antonio (editor). Amazonía peruana, comunidades indígenas, conocimientos y tierras tituladas: Atlas y base de datos. Lima: GEF, PNUD, UNOPS.
RIBEIRO, Darcy y Mary WISE
1978
Los grupos étnicos de la Amazonía peruana. 2a ed. Lima: Ministerio de Educación, Instituto Lingüístico de Verano.
VALENZUELA, Pilar
2012
Voces Shiwilu: 400 años de resistencia lingüística en Jeberos. Lima: Fondo Editorial PUCP.
VALENZUELA, Pilar
2008
“Shiwilu la´la´mapu´wha´. Los desafíos de una lengua en vías de desaparición en la Amazonía peruana”. Proceedings, First Conference on Ethnicity, Race and Indigenous Peoples in Latin America and the Caribbean. San Diego: University of California.