Pueblo indígena
Lengua
Familia lingüística

Ese eja

También conocido como huarayo, este pueblo se denomina ese eja, nombre que puede ser traducido como ‘gente’ o ‘gente verdadera’.

En nuestro país, los ese eja constituyen el único pueblo indígena cuya lengua pertenece a la familia lingüística Tacana. Tradicionalmente, este pueblo ha habitado una extensa zona de la cuenca del río Madre de Dios y de la cuenca del río Beni, entre Perú y Bolivia.

El pueblo ese eja vive principalmente en el departamento de Madre de Dios. Según datos obtenidos por el Ministerio de Cultura, la población de las comunidades del pueblo ese eja se estima en 722 personas.

Historia

La historia del pueblo ese eja ha sido escasamente documentada (Chavarría 2008). Aun así, se conoce que este pueblo estableció contacto con poblaciones andinas en la época del imperio incaico, probablemente en el valle del río Beni (hoy en territorio boliviano) y durante los gobiernos de los incas Sinchi Roca y Yahuar Huaca (Arbaiza 2008, Zeleny 1976).

A partir de 1567, los españoles ingresaron al territorio ocupado por los ese eja, primero con la expedición de Maldonado a la parte alta del río Madre de Dios y luego con la del sacerdote Domingo Álvarez de Toledo. Hacia finales del siglo XVI, un grupo de cronistas, viajeros y misioneros, reveló información sobre la existencia de este pueblo (Arbaiza 2008).

A fines del siglo XIX se intensificó la migración de la población proveniente de Loreto y Ucayali, además de bolivianos y brasileros involucrados en el comercio del caucho, lo que ocasionó importantes cambios en la forma de asentamiento y en las actividades de los ese eja. Frente a este contexto, varias familias ese eja abandonaron las zonas en que se asentaban tradicionalmente para refugiarse en las cabeceras de varios ríos. Asimismo, algunas familias ese eja se involucraron en relaciones de intercambio comercial con la población no indígena de la zona.

En los inicios del siglo XX, los misioneros dominicos incursionaron en zonas habitadas por los ese eja, con el propósito de evangelizar a los indígenas. En 1912, la Orden Dominica publica un vocabulario en la lengua de este pueblo, que denominan huarayo (INEI 2007). En las siguientes décadas, los ese eja pasarían por un importante proceso de establecimiento y sedentarización que tendría como consecuencia la disminución de la población debido a enfermedades (Alexiades y Peluso 2003).

La construcción de la carretera Cusco-Puerto Maldonado, a fines de la década de 1970, abrió las puertas de Madre Dios a la minería y la explotación maderera. Esto produjo un aumento considerable de migrantes que llegaron en busca de tierras agrícolas y para dedicarse a actividades mineras y madereras (Alexiades y Peluso 2003, Arbaiza 2008).

Instituciones sociales, económicas y políticas

Tradicionalmente, los ese eja han tenido como principales actividades de subsistencia la caza, la pesca, la recolección y la agricultura (Chavarría 2008). Si bien la caza ha sido una actividad central en la economía y en el prestigio social de este pueblo, la dificultad para encontrar animales del monte ha ocasionado que en las últimas décadas los ese eja se vean obligados a desplazarse por zonas distintas a las habituales, que estarían siendo ocupadas por migrantes de la zona andina del país (Chavarría 2003b).

Los ese eja son considerados expertos navegantes. Antiguamente, sus zonas de pesca, caza y recolección llegaban desde las cabeceras del río Tambopata en el Perú hasta los ríos de la cuenca del Beni en Bolivia. Durante las excursiones de pesca es posible que se recolecte aguaje y ungurave, especies que son comercializadas (Chavarría 2003b).

Algunas familias ese eja practican una agricultura de roza y quema y, si bien tienen productos destinados al autoconsumo, parte de la producción de una serie de productos entre los que destacan el arroz, la caña de azúcar y la piña, está destinada al mercado local. La siembra no se limita a la chacra, sino que una parte importante de ella se realiza en sitios dispersos (Chavarría2003b).

Los ese eja se dedican también al trabajo artesanal, actividad que está destinada principalmente al autoconsumo y se practica solo dentro de las familias (Chavarría 2003b).

Creencias y prácticas ancestrales

Como muchos otros pueblos de la Amazonía peruana, los ese eja tienen una estrecha relación con la naturaleza. Por ejemplo, varios investigadores han realizado estudios que describen la importancia de las palmeras en la vida de las familias ese eja, como prueba de un amplio conocimiento que ha sido transmitido y practicado a lo largo de muchas generaciones (PALMS 2011).

Según un estudio sobre el uso de las palmeras entre los ese eja, este pueblo conoce alrededor de 23 especies de palmeras, para las cuales se han registrado más de 300 usos. Entre los usos más comunes están el de alimentación para las familias y sus animales, la fabricación de una amplia variedad de herramientas y utensilios, la construcción de infraestructura, usos medicinales y otros usos culturales (PALMS 2011).

En relación a sus creencias ancestrales, la tradición oral de este pueblo asocia su origen a la cabecera del río Tambopata –también llamado baawaja-, ya que este sería el lugar desde donde los ancestros mitológicos de los ese eja descendieron del cielo por una soga de algodón (Arbaiza 2008).

Participación en Procesos de Consulta Previa

Además de los dos procesos a nivel nacional, el pueblo ese eja ha participado del proceso de consulta previa respecto del lote de hidrocarburos 191.

Para conocer más sobre estos procesos, visite el portal web de Consulta Previa en: http://consultaprevia.cultura.gob.pe/

Bibliografía

ALEXIADES, Miguel y Daniela PELUSO
2003
“La sociedad ese eja: una aproximación histórica a sus orígenes, distribución, asentamiento y subsistencia”. En: HUERTAS, Beatriz y Alfredo GARCÍA (editores). Los pueblos indígenas de Madre de Dios. Lima: FENAMAD, IWGIA.
ÁLVAREZ, Ricardo, Adolfo TORRALBA y Joaquín BARRIALES
2010
Pueblos amazónicos de Madre de Dios, Urubamba y Purús. Lima: Centro Cultural José Pío Aza, Misioneros Dominicos.
ARBAIZA, Rossana
2008
“Introducción”. En: CENTRO CULTURAL JOSÉ PÍO AZA. Papachí ese eja, misioneros dominicos y huarayos: una historia interrumpida. Lima: Centro Cultural José Pío Aza.
CHAVARRÍA, María
2008
“Introducción”. En: ÁLVAREZ, José. Vocabulario Español-Huarayo. Lima: Centro Cultural José Pío Aza.
CHAVARRÍA, María
2003a
“Tradición oral ese eja”. En: HUERTAS, Beatriz y Alfredo GARCÍA (editores). Los pueblos indígenas de Madre de Dios. Lima: FENAMAD, IWGIA.
CHAVARRÍA, María
2003b
"Aproximaciones para una etnografía ese eja”. En: HUERTAS, Beatriz y Alfredo GARCÍA (editores). Los pueblos indígenas de Madre de Dios. Lima: FENAMAD, IWGIA.
INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA E INFORMÁTICA (INEI)
2007
II Censo de Comunidades Indígenas de la Amazonía Peruana 2007. Resultados definitivos. Lima: Instituto Nacional de Estadística e Informática.
PANIAGUA, Narel, Rainer BUSSMANN y Manuel MACÍA
2012
El conocimiento de nuestros ancestros: los ese eja y su uso de las palmeras - Madre de Dios, Perú. Trujillo: Proyecto Impacto de la cosecha de palmeras en los bosques tropicales (PALMS).
ZELENY, Mnislav
1976
Contribución a la etnografía huaraya (ece’je). Praga: Univerzita Karlova Praha.